Capilla de Chestojova

En el patio de nuestra parroquia se levanta una pequeña capilla a la que acuden muchas personas de todo el mundo, especialmente viajeros, inmigrantes o turistas procedentes de Polonia. ¿Cuál es el motivo? Si entramos en ella, lo sabremos. En su interior, podemos venerar un icono reproducción de Nuestra Señora de Chestojova, a quien está dedicada la capilla.

Cuando Juan Pablo II vino a Barcelona en 1982 concedió su bendición a esta capilla que, desde entonces, se ha convertido en un centro de culto y reunión para todos los polacos que pasan por la ciudad. Regularmente, un grupo de este país viene a rezar y a celebrar sus fiestas en la capilla. Algunos voluntarios se ocupan de adornarla y mantenerla limpia.

Además de la Virgen de Chestojova, en la capilla se puede venerar a otros santos y beatos, cuyos retratos adornan sus paredes: San José, el Papa Juan Pablo II, San Maximiliano María Kolbe y Jerszky Popieluzsko. Los fieles también pueden rezar ante un Cristo crucificado hermoso y de grandes dimensiones; es el Cristo de los legionarios, que sacan un par de veces al año en solemne procesión.

La capilla de Chestojova es un lugar pequeño e íntimo, ideal para recogerse y rezar en silencio, un oasis de paz en medio de Barcelona.