El comedor social de San Félix se inauguró el 17 de noviembre de 2014. Este comedor nació como una iniciativa conjunta de la archidiócesis, la parroquia y los clubes rotarios de Barcelona, que durante los últimos años han financiado varios comedores humanitarios en la ciudad. 

Con el mecenazgo de los rotarios y la  colaboración de cinco hoteles de la zona y los voluntarios de La Caixa, el comedor de San Félix puede ofrecer de lunes a viernes un menú caliente y completo a un máximo de 40 personas. 

El comedor funciona con un equipo formado íntegramente por voluntarios, en turnos diarios de tres a cuatro personas. Organizados por un coordinador, se ocupan de preparar las mesas, acoger a los comensales, servir los menús y limpiar y mantener la cocina y las dos salas.

Nuestro comedor es pequeño y sencillo, pero muy acogedor. La atención tan cálida que ofrecen los voluntarios y la buena comida, el patio y el ambiente hogareño han propiciado que el comedor se llene en poco tiempo. Actualmente, para evitar una saturación, trabajamos coordinados con los servicios sociales municipales. Los comensales que quieran acogerse deberán pasar por la asistenta social y venir derivados.

El comedor social es una de las obras de misericordia más importantes de nuestra parroquia. Funciona gracias a la generosidad de los voluntarios, que dan su tiempo, y de personas e instituciones donantes, como los clubes rotarios, los hoteles colaboradores, la Fundació La Nau, que aporta material de limpieza, la Fundación ARSIS y otros donantes.